Visión-con-desprendimiento-de-Retina
0 Flares 0 Flares ×

 

Aviso LOPD

En cumplimiento del artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter Personal, por el que se regula el derecho de información en la recogida de los datos, se advierte de los siguientes extremos: los datos de carácter personal que pudieran constar en este formulario, se incluirán en el fichero inscrito en el Registro General de Protección de Datos. La finalidad del fichero es ofrecerla información sobre los servicios solicitados, gestión comercial, contable, fiscal y administrativa en el marco de las relaciones empresa-cliente; asi como gestionar las consultas que usted nos plantea en el formulario. Los datos que se le solicitan resultan necesarios para ofrecerle la información solicitada, de manera que de no facilitarlos, no será posible la prestación del servicio requerido, en este sentido, usted consiente expresamente la recogida y el tratamiento de los mismos para la citada finalidad. Sus datos personales no serán cedidos a terceros, salvo los casos exigidos por la legislación específica o que los solicite el Defensor del Pueblo o los jueces o Tribunales competentes. Usted tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o, en su caso, cancelarlos. También tiene derecho a oponerse a los tratamientos de datos que no le parezcan adecuados, siempre que no sean obligados o estén permitidos por una ley, enviando un correo electrónico, acompañado de documento oficial que lo identifique a info@institutogomez-ulla.es.

La retina es una fina capa de células nerviosas que es capaz de captar la luz que entra en el ojo y enviar la señal al cerebro, a través del nervio óptico, para que sea interpretada como una imagen. El desprendimiento de retina consiste en la separación de la retina del resto de las capas del interior de ojo. Se trata de una enfermedad grave que en ausencia de tratamiento produce ceguera en el ojo en el que se padece.

Retina-normal-vs-Desprendimiento-retinaRetina normal vs Desprendimiento retina

 

 

¿Cuál es su frecuencia?

Se trata de una enfermedad infrecuente que afecta a 1 de cada 10.000 personas al año. Es más frecuente en miopes, en operados de catarata, en personas que han sufrido un traumatismo importante en el globo ocular de forma previa y en pacientes con una retinopatía diabética muy avanzada.

 

¿Cómo se produce?

Normalmente ocurre si hay uno o más desgarros o agujeros en la retina. A través de estas lesiones pasa líquido que hay en el interior del ojo, produciéndose una separación de la retina del resto de las capas del globo ocular. Los agujeros retinianos pueden ser por un adelgazamiento progresivo de la retina (más frecuente en miopes) mientras que los desgarros se deben a una tracción excesiva del gel vítreo sobre la retina.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma más frecuente en ojos con desprendimiento de retina es la presencia de una “cortina oscura” que disminuye parte del campo visual. La pérdida de agudeza visual ocurre una vez que la mácula (área más sensible situada en el centro de la retina) se ve afectada por el desprendimiento.

La sensación de ver una sombra pequeña que se mueve o “mosca volante” es algo muy común en ojos sanos, pero en un pequeño porcentaje de casos puede ser un síntoma de la presencia de un desgarro retiniano. Lo mismo ocurre con los destellos luminosos, habitualmente más evidentes en la oscuridad, a causa de la tracción del gel vítreo sobre la retina. La visión puede verse nublada si la rotura de la retina se acompaña de un sangrado en el gel vítreo.

El desprendimiento de retina no es una enfermedad que produzca ojo rojo ni dolor ocular.

visión desprendimiento retina

Visión normal (izquierda) vs visión con desprendimiento de retina (derecha)  

 

¿Qué papel juega el diagnóstico precoz?

En caso de notar sombras que se mueven o “moscas volantes” por primera vez es conveniente consultar a su oftalmólogo. Si usted ve habitualmente moscas volantes, pero percibe de forma súbita que éstas han aumentado de tamaño o número, o bien, que se acompañan de destellos luminosos es muy importante que acuda al oftalmólogo. En caso de ver una cortina que tapa parte del campo visual el examen del fondo de ojo es imprescindible. Una exploración del fondo de ojo bajo dilatación pupilar podrá determinar si hay lesiones en la retina.

El diagnóstico precoz de agujeros o desgarros en la retina puede prevenir la aparición de un desprendimiento de retina si se trata de forma rápida mediante láser o frío. De la misma forma, un diagnóstico precoz del desprendimiento de retina permitirá evitar que éste avance y puede relacionarse con un mejor pronóstico visual después de la cirugía.

 

¿Existe tratamiento?

El tratamiento del desprendimiento de retina es quirúrgico. En ausencia de tratamiento, el desprendimiento de retina es una enfermedad que causa ceguera en el ojo afectado. En la actualidad es posible conseguir que la retina vuelva a su sitio con una única cirugía en aproximadamente un 90% de los casos.

La cirugía del desprendimiento de retina se realiza habitualmente bajo anestesia local y de forma ambulatoria, sin embargo, esto puede variar de acuerdo a las características de cada paciente.

Hay diferentes técnicas quirúrgicas para el tratamiento del desprendimiento de retina siendo el cirujano de retina quien debe determinar cuál es la más adecuada para cada caso. Las más utilizadas hoy en día son:

– Explante escleral

Consiste en suturar una esponja o banda de silicona sobre la esclera (por fuera del globo ocular) que permite que la retina vuelva a contactar con la pared del ojo. El o los desgarros retinianos son tratados mediante frío para formar una cicatriz y así impedir que el líquido del globo ocular vuelva a desprender la retina. Estos explantes de silicona quedan ocultos bajo la conjuntiva y habitualmente no se retiran después de la cirugía.

– Vitrectomía

Se trata de una técnica quirúrgica en la que se extrae el gel vítreo que ha producido los desgarros retinianos. Los agujeros o roturas son tratados con láser o frío. Durante la cirugía la retina se posiciona correctamente y el gel vítreo es reemplazado por aire, gas o aceite de silicona. Tanto el aire como el gas desaparecerán de forma espontánea días o semanas después de la cirugía, dependiendo de cada caso, siendo reemplazado de forma progresiva por el líquido que produce normalmente el ojo (humor acuoso). El aceite de silicona no se reabsorbe espontáneamente y requiere de una cirugía posterior para poder extraerlo. El aceite de silicona se reserva para aquellos casos en que hay graves roturas de la retina o un desprendimiento de retina muy evolucionado.

 

¿Puede haber posibles complicaciones de la cirugía?
Existe la posibilidad de que se produzcan algunas complicaciones durante la cirugía o en el postoperatorio precoz:

  • Aumento de la opacidad del cristalino (complicación más frecuente)
  • Hemorragia dentro del ojo
  • Aparición de nuevas roturas o agujeros
  • Aumento de la presión intraocular o glaucoma
  • Hematoma e hinchazón de los párpados
  • Alergia a alguno de los medicamentos usados
  • Visión doble
  • Infección intraocular (muy infrecuente)
  • Reacción autoinmune en que se inflama el ojo sano (extremadamente infrecuente)

La gran mayoría de las complicaciones son infrecuentes, tienen tratamiento y su riesgo se ve superado ampliamente por el beneficio de poder impedir la ceguera del ojo con desprendimiento de retina. En aproximadamente un 10% de los casos hará falta más de una cirugía para conseguir que la retina vuelva a su sitio.

 

Recomendaciones para después de la intervención

Después de la cirugía es posible notar hinchazón de los párpados y sensación de arenillas. Esta última disminuirá progresivamente durante los primeros días. Las suturas que puedan utilizarse se reabsorben de forma espontánea y no hace falta retirar los puntos.

En la gran mayoría de los casos, sobretodo si se ha realizado una vitrectomía, será necesario realizar reposo con la cabeza en una determinada postura. Esto permitirá que la retina no se vuelva a desprender mientras aparecen las cicatrices que la mantendrán adherida de forma estable. Esta postura se realiza habitualmente 50 minutos por hora, permitiendo que el paciente descanse y se mueva tranquilamente los 10 minutos restantes.

Si se ha utilizado gas no es posible viajar en avión hasta que la burbuja se haya reabsorbido por completo. En caso de requerir cualquier intervención quirúrgica bajo anestesia general, es muy importante que el anestesista sea informado acerca de la presencia de gas en el interior del globo ocular.

Si se ha utilizado aire o gas, la visión inicial será muy baja ya que la burbuja no permite ver bien. La visión irá mejorando de forma progresiva en la medida que la burbuja vaya desapareciendo lentamente en el plazo de días o semanas, dependiendo de la sustancia utilizada.

Si se ha utilizado aceite de silicona al final de la vitrectomía, la visión de ese ojo será borrosa hasta que se extraiga el aceite en una futura operación. En cualquier caso, la agudeza visual final dependerá en gran medida de la extensión y duración del desprendimiento de retina previo a la cirugía.

 

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
 

© Copyright 2015. Instituto Oftalmológico Gómez-Ulla.
Número de Registro Sanitario: C-15-000682
981 585 733
Aviso Legal