Hipermetropía
0 Flares 0 Flares ×

 

Aviso LOPD

En cumplimiento del artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter Personal, por el que se regula el derecho de información en la recogida de los datos, se advierte de los siguientes extremos: los datos de carácter personal que pudieran constar en este formulario, se incluirán en el fichero inscrito en el Registro General de Protección de Datos. La finalidad del fichero es ofrecerla información sobre los servicios solicitados, gestión comercial, contable, fiscal y administrativa en el marco de las relaciones empresa-cliente; asi como gestionar las consultas que usted nos plantea en el formulario. Los datos que se le solicitan resultan necesarios para ofrecerle la información solicitada, de manera que de no facilitarlos, no será posible la prestación del servicio requerido, en este sentido, usted consiente expresamente la recogida y el tratamiento de los mismos para la citada finalidad. Sus datos personales no serán cedidos a terceros, salvo los casos exigidos por la legislación específica o que los solicite el Defensor del Pueblo o los jueces o Tribunales competentes. Usted tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o, en su caso, cancelarlos. También tiene derecho a oponerse a los tratamientos de datos que no le parezcan adecuados, siempre que no sean obligados o estén permitidos por una ley, enviando un correo electrónico, acompañado de documento oficial que lo identifique a info@institutogomez-ulla.es.

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto refractivo ocular, en el cual, la imagen de un objeto lejano no se forma en la retina, sino que lo hace por detrás de la misma, por lo que los objetos cercanos se ven borrosos y los lejanos pueden verse bien. La explicación de dicho error refractivo reside habitualmente en que un ojo hipermétrope es más corto de lo normal.

Debido a nuestro pequeño tamaño del ojo, cuando nacemos presentamos una pequeña cantidad de hipermetropía que se va reduciendo con la edad hasta  alcanzar el tamaño adecuado de un ojo desarrollado.  Al llegar a  la adolescencia, si continuamos con cierto grado de hipermetropía, ésta se mantendrá durante toda la vida.

Los cambios en el estilo de vida (ordenador, móvil,  libros…) asociados a la industrialización y educación son un factor importante a tener en cuenta, aunque diversos estudios han demostrado que la hipermetropía también tiene una base genética.

 

¿Cuáles son sus principales síntomas? 

A pesar de que en la mayoría de los casos,  la hipermetropía es asintomática, en ocasiones, los síntomas pueden llegar a ser muy variados sobre todo en pacientes jóvenes: picor de ojos, dolor de cabeza, dolor ocular, cansancio ocular, estrabismo que en niños puede desembocar en un ojo ambliope (lo que se conoce como “ojo vago”), de ahí la importancia de un examen oftalmológico completo antes de los  8 años, edad en la que finaliza el desarrollo ocular. Aunque recomendamos realizarlo por primera vez ya a los 4. En pacientes adultos los síntomas más destacados  suelen ser visión borrosa o falta de enfoque, sobre todo a partir de los 40 años con el comienzo de la presbicia o “vista cansada”, incluso en aquellos pacientes que previamente no presentaban ningún error refractivo.

 

¿Cómo se corrige?

Existe un abanico de posibilidades en el tratamiento de la hipermetropía, tanto con gafas, como con lentes de contacto. La cirugía refractiva “LASIK”, el implante de una lente ICL en jóvenes o una lente trifocal en mayores son las cirugías más destacadas en este momento.

La utilización de cirugía refractiva está contraindicada en pacientes que padecen otras patologías de córnea como el queratocono, en la que la córnea adquiere una forma cónica.  En esos casos se aconseja la implantación de anillos corneales para su corrección.

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×
 

© Copyright 2015. Instituto Oftalmológico Gómez-Ulla.
Número de Registro Sanitario: C-15-000682
981 585 733
Aviso Legal